Imagen ilustrativa para la entrada "Mejora tu SEO: Que son las friendly URL"Imagen ilustrativa para la entrada "Mejora tu SEO: Que son las friendly URL"

Mejora tu SEO: Que son las friendly URL

Hablábamos hace tiempo sobre el SEO en nuestro post ¿qué es el SEO?, el cual os recomendamos encarecidamente que le dediquéis un poco de vuestro tiempo antes de continuar leyendo este post si quereis comprender qué es exactamente el SEO y la importancia que este tiene (en el caso de que no lo sepais).

CONTENIDO

¿Qué son las friendly URLs?

Las friendly URLs son aquellas URLs que están diseñadas para satisfacer las necesidades de nuestros usuarios y de los buscadores, siendo su principal característica su corta longitud y su riqueza en cuanto a palabras clave.

¿Porqué son tan importantes las URLs para el SEO?

No solamente es importante la URL para el SEO de nuestro sitio. Elementos como el título, el contenido etc es también importante.

Sin embargo, las URLs son utilizadas por los motores de búsqueda para comprender de qué trata el contenido de nuestro sitio, y debemos cuidar este aspecto.

Es más, las URLs son tan importantes que incluso Google les dedica una sección completa en su guía de inicio de SEO, la cual podréis ver aquí, si os interesa.

Prácticas para conseguir Friendly URLs

Usa una palabra clave o keyword con valor:

La URL debe de contener al menos una palabra clave por la que deseemos que se clasifique nuestra página (preferiblemente la palabra objeto de nuestro sitio web).

Pero, ¿por qué?

El objetivo de introducir una palabra clave en nuestra URL será decirle a Google: “Oye Google, que esta página trata sobre esta palabra clave, ¿vale?”.

Por ejemplo:

Supongamos que nuestra palabra clave objetivo es “tartas de chocolate”, pues bien, para que la URL esté correctamente y sea considerada como amigable deberá de seguir una estructura similar a la siguiente:

https://web.com/tartas-de-chocolate

Si os dais cuenta, entre cada espacio hay un guión (-) que sirve de separador, pues bien, aquí es donde entramos a la siguiente recomendación:

Utiliza guiones (-) entre palabras:

Una regla muy sencilla y que en ocasiones es ignorada es esta, y es que, mediante este simple uso conseguiremos que los navegadores consigan leer “tartas” “de” “chocolate”, como tres palabras separadas, brindando mucha más información a los navegadores y de forma más clara.

Imaginad por un momento que no hubiesen guiones.

Lo que leería un motor de búsqueda sería algo así como “tartasdechocolate”. Esto es algo poco práctico y poco útil ¿no crees?, además, usar guiones es lo que recomienda Google.

URLs cortas:

Nuestras URLs deben de ser lo más cortas posibles y esto se debe a que las URLs demasiado largas pueden llegar a confundir a Google y al resto de motores de búsqueda, por ejemplo:

Supongamos que contamos con la siguiente URL:

https://web.com/default/category=zapatillas/zapatillas.zapatillaverde

¿Cuántas cosas mal sois capaces de observar?

Google no será capaz de saber correctamente sobre qué trata el contenido del enlace.

Tenemos palabras clave como default y zapatillas pero ¿sobre qué trata exactamente?

Ahora, hagamos que la URL anterior sea amigable:

https://web.com/zapatilla-verde

Mucho mejor, ¿no crees?

Ahora tenemos una URL sencilla, corta y que describe perfectamente que es lo que nos vamos a encontrar dentro de la misma, en este caso, un par zapatillas de color verde.

Ten en cuenta también que las URLs cortas no solo ayudarán a que nuestras páginas consigan una mayor posición, sino que además el uso de estas ayudadará a Google a encontrar y rastrear todas nuestras páginas.

Atrayendo a hacer clic y compartir:

El porcentaje de clicks orgánicos sin duda se ha convertido en un factor muy importante.

Nuestras URLs son esenciales para determinar si alguien hace click o no en nuestra web cuando se topen con nosotros en los resultados de búsqueda.

Después de todo, aunque no nos demos cuenta, casi siempre miramos la URL para ver donde nos llevará un enlace, por lo que, si nuestra URL se ve poco amigable, los usuarios no sabrán con exactitud dónde acabarán si le hacen click, y evitarán hacerlo.

Aunque esto no tendrá únicamente efectos sobre los resultados de búsqueda de Google, sino también sobre qué enlaces comparte o no la gente en las redes sociales.

Será menos probable que se haga click y se compartan URLs feas en las redes sociales.

No uses mayúsculas:

En realidad esto no supone un problema tan grande como los anteriores mencionados, más que nada porque a la mayoría de los servidores modernos les da igual si utilizamos letras mayúsculas o minúsculas en las URLs.

Sin embargo, hay algunos que no lo hacen, por ello os recomendamos que utilices siempre letras minúsculas en las URLs.

Evita usar fechas

Tiempo atrás, la gran mayoría de los CMS (como es en el caso de WordPress) incluían automáticamente las fechas en las URLs.

Esto, a día de hoy, es mucho menos común y para nada recomendado.

En primer lugar, porque las fechas hacen las URLs más largas. Ejemplo:

Tenemos la siguiente URL:

https://web.com/07/05/2019/hola-mundo

La URL cuenta con un total de 37 caracteres, que no está nada mal, pero insistimos, las fechas no deberían de ir en la URL, así que, quitémosesla y volvamos a contar, ¿os parece?

https://web.com/hola-mundo

Ahora, si volvemos a contar, nos encontramos con una URL más limpia y de tan solo 26 caracteres, lo que se traduce como un 29,8% menos (aproximadamente). Recordad que lo que nos interesa también es tener URLs cortas, como ya vimos en la recomendación anterior, y esta lo es en casi un 30% más.

Y, en segundo lugar, las fechas pueden hacer que pierdas visitas haciendo ver su contenido desactualizado. Os ponemos un ejemplo:

Supongamos que tenemos un artículo en el cual vamos añadiendo diariamente información sobre, por ejemplo, las mejores recetas de cocina del mundo.

Podríamos añadir un artículo por cada receta, si, pero a nosotros nos interesa mantener en un solo artículo aquellas recetas de cocina que nosotros consideramos como las mejores del mundo.

Bien, el artículo es un éxito. Tenemos muchísimas visitas, pero, 5 meses después, estas han decaído. ¿Qué ha podido pasar?, si nosotros añadimos recetas todos los días, ¿acaso a la gente no les gusta estas recetas?

Podría ser ese el caso, si. Aunque quizás lo que te hace perder cada vez más visitas es que en la URL, del que fue tu artículo estrella, hay algo de lo que no te habías percatado: la fecha de publicación, la cual revela que el artículo se escribió hace 5 meses, y lo que hace que la gente piense que tu artículo está desactualizado.

Se lo que estás pensado, “Pero si eso en realidad no supone ningún problema, basta con cambiar el nombre del artículo y ya está”. Pues lo siento mucho, querido amigo/a, pero esa para nada es la solución, ¿que por qué? Te lo explico:

  • Si cambias el nombre, la URL quedará algo confusa, pues, en tu título aparecerá el año 2019, mientras que, la URL tendrá un año diferente: 2018, por ejemplo.
  • No. Tampoco vas a arreglarlo cambiando también el año en la URL, es más, si lo haces, perderás todo el SEO del enlace anterior.

Entonces, ¿qué es lo que debo hacer si me encuentro en esta situación?.

La solución, la cual es un poco calentamiento de cabeza, sería realizar una redirección 301, evitando así que el SEO del enlace anterior se pierda.

¿Has conseguido entender la importancia de no poner las fechas en la URL con este ejemplo?

Esperamos que sí, si aún estás a tiempo, puedes cambiar la estructura de las URLs de tu sitio, tal y como explicamos aquí, aunque, eso sí, ten en cuenta que si ya tienes contenido perderás el SEO que tengas en tus páginas actuales, por ello, haz esto únicamente si acabas de crear tu sitio o si no te importa perder el SEO que tengas actualmente.

Ayuda con la navegación

Otro factor a tener en cuenta es cómo colocaremos las subcarpetas dentro nuestras URLs, facilitando la compresión de donde estén los usuarios dentro de nuestro sitio.

Y, como dice nuestro amigo Google:

“La navegación de un sitio web es importante para ayudar a los visitantes a encontrar rápidamente el contenido que desean. También puede ayudar a los motores de búsqueda a comprender qué contenido cree el webmaster que es importante «.

Veamos un ejemplo:

Supongamos que tenemos una web de cursos online y que todos nuestros cursos colgarán de la siguiente URL:

https://web.com/cursos/

Con este formato, si alguien entra a nuestro curso de django, por ejemplo, verá una URL similar a la siguiente:

https://web.com/cursos/django

Pero, ¿qué es lo que estamos consiguiendo con esta estructura?.

Por una parte, ayudamos a los usuarios (y a Google) a entender todas estas diferentes páginas, ya que estamos utilizando una URL organizada (/cursos/).

Y, por muy obvio que pueda parecer, si colocamos cualquier palabra o frase delante de “/cursos/” a su vez estamos diciendo que donde estás, pertenece a «cursos», por lo que estás dentro de él. Y esto, queridos lectores, es un punto muy importante.

Dicho esto, tened cuidado y no uséis muchas carpetas en vuestras URLs, ya que abusar de ellas puede hacer la navegación más complicada en vez de más simple.

Por ejemplo, supongamos que contamos con una página sobre animales y que en ella vendemos diferentes artículos.

Una estructura de URLs bien organizada podría ser la siguiente:

https://web.com/gatos/juguetes/pelotas/pelota-amarilla

Si nos fijamos bien, la URL anterior hace un uso muy correcto de las diferentes categorías de su web y en todo momento sabemos donde estamos.

Sin duda es muy fácil de leer, muy limpia y con una muy buena ayuda a la navegación.

Utilizad HTTPS

Sabemos que en realidad HTTPS tiene más que ver con la seguridad que con las URL, pero queramos o no, el protocolo pertenece a la misma, así que, no nos queda otra, tenemos que hablar de él.

HTTPS se ha convertido en el nuevo estándar, y si tu sitio no lo utiliza todavía, recomendamos que lo cambiéis cuanto antes.

Si quieres saber más sobre este protocolo y la importancia del mismo, puedes leer el siguiente artículo.

No utilices los títulos de las publicaciones como parte de la URL

Nuevamente, esto suele ocurrir en WordPress, y es que, este suele colocar por defecto el nombre de nuestros artículos dentro de la URL.

Pero, ¿cuál es el problema de esto?

Bueno, al igual que ocurría con las fechas, dejar el título de un artículo como parte de la URL no hará otra cosa más que hacer la URL mucho más larga de lo que necesitamos.

Por otro lado, hace que cambiar nuestro contenido sea mucho más difícil.

Pongamos un ejemplo:

Creamos una publicación a la que nombramos como: “Aprender Django”

De manera general, y si no supiéramos de SEO ni nos hubieramos leido este artículo, dejaríamos ese nombre como parte de la URL pues, es breve y conciso. Pero nosotros somos más inteligentes y vamos siempre más allá, ¿verdad?.

Antes de publicar nuestro gran artículo, hacemos una búsqueda rápida en Google y nos damos cuenta de algo: todos los artículos que aparecen en los resultados de búsqueda son larguísimos, como el nuestro, y, tras ponernos un poco en la piel del usuario, nos damos cuenta de que lo que nos interesaría sería aprender django de forma rápida o algo que sea consizo pués, quizás haya gente que ya sepa de Django y que tan solo quiera refrescar algunos conceptos, por lo que, ¿qué tal si añadimos la palabra «rápido» a nuestra url?

https://web.com/aprender-django-rapido

Es más larga, lo sabemos, pero, si tu fueses un usuario ¿acaso no harías click antes en esta URL?.

Ojo, esto no quiere decir que tenemos que engañar a los usuarios añadiendo atributos que puedan hacer que entren en nuestra web.

Si tenemos un artículo muy largo, que trata muchos conceptos, pero lo hace de forma concisa y de manera que el usuario pueda leer una definición una vez y ser capaz de saber lo que es, incluso llegando a memorizar lo que ha leido, la URL encajaría perfectamente con el contenido y, además, estaríamos ganando usuarios.

No useis nombres fraudulentos, sed sinceros con vuestros usuarios y no ofrezcais algo en la URL que posteriormente no vais a ofrecer en vuestro contenido.

Evita el dinamismo

Los parámetros dinámicos de la URL tienen su propio lugar y, desde el punto de vista del SEO, estas URLs pueden causar problemas de las siguientes formas:

  • Al igual que con las fechas, los parámetros en las URLs harán nuestras URLs más largas.
  • Si se llegaran a indexar las URLs con parámetros, pueden dar problemas de contenido duplicado con Google.
  • Una URL dinámica suele ser fea y bastante confusa para los usuarios, pudiendo incluso llegar a dañar nuestro CTR orgánico.
  • Suelen ser tan largas que son cortadas en los propios resultados de búsqueda, lo que no está nada bien.

Subcarpetas antes que Subdominios

Una subcarpeta será siempre muchísimo más amigable con el SEO que un subdominio y esto se debe principalmente a que Google puede considerar un subdominio como un sitio web completamente distinto.

Sin embargo, cuando se trata de una subcarpeta dentro de nuestro sitio, Google sabe identificar que este cuelga de tu sitio principal correctamente.

El SEO es una parte esencial de nuestro sitio web, y, por lo tanto, debemos de cuidarlo y hacer especial incapié en él. Las URLs forman una parte realmente importante dentro de este y por ello deberemos de tener cuidado con el.

En este artículo os hemos hablado de la importancia de las friendly URLs y os hemos dado algunas recomendaciones para que vuestras URLs sean las mejores posibles. Recordad que, si teneis alguna duda, siempre podéis contactar con nosotros mediante nuestro formulario de contacto o mediante la sección de comentarios de más abajo.

Todo lo que puedes hacer con Google Analytics 360