13 errores terroríficos que debes evitar en el diseño de tu web

¿Quieres pasar miedo este Halloween? ¡Con estos errores terroríficos de una web querrás gritar del horror y salir huyendo! Queremos hablarte de ellos para que pases un Halloween de miedo y advertirte para que no caigas en ellos porque, cuidado, no querrás que los usuarios salgan huyendo espantados de tu web… ¿o sí?

CONTENIDO

Evita estos 13 errores en el diseño de tu web

1. Texto justificado que preferirías evitar

Justificar los textos es uno de los errores que se cometen en muchas páginas web pensando que es algo que se suele hacer bastante en imprenta. Sin embargo, en el mundo digital no es tan apropiado. ¿Por qué?

Los textos justificados causan problemas de legibilidad al usuario. A pesar de que esto en formato papel se puede corregir de forma manual por un editor, en web no es el caso. ¡Mejor evitarlo!

2. Uso de mayúsculas que incomodan

Los textos en mayúsculas llaman más la atención, es cierto, y por eso en ocasiones se suelen usar para resaltar algunos encabezados de la web. Pero, ¡cuidado! Si hay demasiadas palabras en mayúscula, al final no estás resaltando nada y entonces puedes hacer un flaco favor a tu web creando un efecto que dificulta su lectura.

Además, ¿LEER EN MAYÚSCULAS NO RESULTA INCÓMODO? La verdad es que da un poco la sensación de que te estén gritando…

Así que, tenlo presente: no utilices las mayúsculas en párrafos largos que ocupen varias líneas o nadie querrá leerlo.

3. Tipografías imposibles de leer

Aunque no es uno de los fallos más comunes, aún se siguen viendo webs que utilizan tipografías que están lejos de ser cómodas para el usuario. Por ejemplo, las tipografías tipo «script» o Â«hand draw» no son muy amigables con la lectura. Se pueden usar para algún encabezado o subencabezado, pero para el texto de la web no es recomendable.

Y no es solo la tipografía lo que hace que un texto sea legible, también es importante el tamaño. Según Google, el tamaño mínimo recomendado para el texto es de 16 px. Esto también dependerá del tipo de tipografía que utilices, pero lo ideal es saber encontrar un equilibrio si no quieres que los usuarios salgan espantados (no lo hagas, aunque sea halloween…).

4. Combinación de colores horripilante

Este tipo de fallo, por el contrario, es de los que más se suelen repetir. Si no cuentas con un diseñador para crear tu web, es más común que ocurra, ya que no hay un profesional detrás que se encargue de que la combinación de colores sea coherente y proporcione una buena experiencia de usuario.

Aunque sin se diseñador, ya es algo que se podría detectar, así que puedes juzgar por ti mismo si esos colores te dificultan la experiencia de navegación o si te producen una mala sensación.

Aún así, es normal que si no cuentas con un profesional del diseño web, ocurran desastres. Y, si quieres salir del típico fondo blanco y texto negro, intenta que el contraste sea lo suficientemente fuerte como para que la legibilidad del texto no se vea afectada.

No pongas un fondo rojo a menos que quieras asutar al usuario 😱

5. Navegación compleja que te pierde por el camino

Que la navegación de tu página web sea sencilla e intuitiva es un factor muy importante para la experiencia de usuario. Es importante que el usuario consiga llegar a lo que está buscando con el menor número de clics posibles.

Si tu página web es pequeña, probablemente no tengas este problema. Sin embargo, en webs de muchos servicios, productos o un blog con muchas cateogrías, sí que es más común que la navegación se vuelva más compleja.

Que se despliegue un listado con 8 o 10 elementos en un mismo apartado, tampoco es muy amigable para el usuario… Si un ítem de menú necesita tener varios niveles, lo ideal es que no sean más de 3.

Si crees que tu web puede asustar al usuario porque se parece a lo que acabamos de hablar, te recomiendo que le des una vuelta a la estructuca y compruebes si se pueden combinar algunas de ellas en una. También puedes echarle un ojo a nuestro artículo sobre Estructura SILO que podría servirte de ayuda.

Por ejemplo, si cuentas con disintas páginas: sobre nosotros, nuestros valores, nuestra misión… Podrían combinarse todas en la página de «Sobre Nosotros». Así, reducirías el número de ítems en el menú, reunirías páginas que comparten una temática (sobre nosotros) en común y seguirías teniendo un número adecuado de niveles.

En algunas ocasiones, esto le hará un gran favor a tu web proporcionando una estructura lógica de contenidos y, evidentemente, también le harás un gran favor al usuario. En otras, será necesario hacer una separación y no podrás recurrir a esto. Pero, desde luego, si cada una de estas páginas cuentan únicamente con un par de párrafos, es mejor combinarlas en una.

6. Agobiante uso de los espacios en blanco

Intentar destacar todos los servicios, productos y ofertas en un mismo espacio para intentar que el usuario que entre no se pierda nada, está lejos de conseguir lo que quieres.

Esto lo que hace más bien es satura al usuario con demasiada información. Es mucho mejor dar espacio en blanco al contenido de tu web para facilitar al usuario a centrarse en una llamada a la acción clara. Además, dará una sesación de respiro encontrándose con espacios en blanco que le hagan descansar del contenido.

7. Bloques de texto interminables

Como decíamos antes, cuando redactas en una web no tiene mucho que ver con un documento de Word. Ni párrafos kilométricos, ni texto justificado… Sólo tienes que pensar que si un texto puede quedar extenso en escritorio, en móvil podría ser el doble de largo. Y sí, actualmente se visualizan más webs desde dispositivos móviles que en escritorio.

De esto también hablábamos en un artículo: ¿Qué es Mobile First Index y cómo afecta a mi web?

Para evitar estos bloques de texto que parecen interminables, y no sólo por evitar esto, sino por enriquecer la estructura html, tienes que usar encabezados H, párrafos de 2 o 3 líneas máximo, usar negrita, botones, etc.

Así, el usuario podrá sacar una idea e impresión rápida del contenido de tu web, lo cual también influye en la experiencia de usuario, y obtener una idea clara de qué va la cosa en un primer vistazo.

8. Páginas que no aportan nada

Me he encontrado con un montón de páginas web que tiene secciones en las cuales el contenido son dos párrafos o solo una imagen que no aportan nada de valor.

Tienes que revisar tu web y ver si hay secciones que quizás puedas combinar o eliminar en caso de que no aporten valor al usuario.

De esta forma mejoras la navegación de la web, reduces el número de páginas que tiene que rastrear Google y en general mejoras la experiencia de usuario.

9. Espeluznante uso de etiquetas H

No usar la etiqueta <h1>, colocar varios <h1> en una sola página, no usar <h2> o <h3> bien estructurados con respecto a los <h2>, utilizar los encabezados por el estilo que tienen, sin tener en cuenta el SEO on Page, etc…

Un mal uso de las etiquetas H perjudicarán al posicionamiento de tu web y hará que el usuario se sienta perdido porque no habrá una coherencia en el texto que esté leyendo.

Este artículo sobre Redacción SEO te ayudará con este tema 🙂

10. Colores chillones que te hacen querer chillar

Evita utilizar colores demasiado fuertes o demasiado claros para no hacer que la lectura sea difícil para el usuario.

No sería muy agradable leer un texto con este color, ¿verdad?

Yo querría salir huyendo… 🏃🏻‍♀️💨

¿Y qué tal así?

Ninguno de los dos da comodidad alguna. Para el texto plano y encabezados lo mejor es que utilices tonalidades de negro o gris oscuro. No está mal si quieres resaltar alguna palabra en color, pero intenta que sólo sea eso.

11. Contenido nada responsive para otros dispositivos

Es fundamental asegurarte de que todas las páginas de tu web se vean bien en móvil. Como decíamos antes, visualizar las webs desde formato móvil es ya más común que hacerlo en escritorio. Mucho más rápido es hacer una consulta desde tu móvil, que probablemente tengas muy cerca, que desde un ordenador.

Comprueba el tamaño de los encabezados, los espacios que hay entre secciones, el orden de las columnas, el tamaño de las imágenes, la posición de los elementos, los sliders. etc.

Cualquier elemento que creas que no va a tener una repercusión, podría tenerlo. Por eso, es importante diseñar para móvil, más incluso que para escritorio.

12. Imágenes que pesan demasiado

Sin duda uno de los errores más comunes es olvidarse optimizar las imágenes. Su resolución y peso juega un papel muy importante en tu web, ya que las imágenes pesadas son una de las cosas que más afectan a la velocidad de carga y uno de los factores más importantes en la experiencia de usuario. Así, también lo es para Google.

Nadie espera mucho más de 3 segundos si una web no carga todo el contenido, es más fácil salir y buscar otra web que sí lo proporcione. ¿Qué experiencia estás proporcionando tú?

13. Datos de contacto que viven ocultos

¿Esto ocurre normalmente? Pues sí, aunque creas que es algo raro de ver, pues quién no querría tener el contacto bien visible, también ocurre.

Es importante que en tu web los datos de contacto sean fáciles de localizar sobre todo si ofreces servicios ugentes. Por eso, lo ideal es que el usuario siempre tenga a un clic una forma de contactar contigo, ya sea por teléfono o email.

En varios ocasiones, tenemos que buscar entre páginas dónde está el contacto o un formulario donde poder dejar alguna duda. Asegúrate de tener una página de contacto siempre y tenerla bien visible en el menú principal o en el footer.

¡No espantes a tu público!

A pesar de que sea época de dar sustos, no hace falta que lo pongas en práctica con tu web, ¿no? Intenta no cometer ninguno de estos catastróficos errores… ¡o sufrirás las consecuencias en el posicionamiento de tu web!

Medidas de imágenes en Redes Sociales [Infografía 2021]
Copy link
Powered by Social Snap