Imagen ilustrativa para la entrada "Cómo una sola palabra errónea puede arruinar un embudo de venta"Imagen ilustrativa para la entrada "Cómo una sola palabra errónea puede arruinar un embudo de venta"

Cómo una sola palabra errónea puede arruinar un embudo de venta

A veces, en el sector marketing, nos centramos tanto en la mecánica de un proceso de venta, también denominado embudo, que perdemos de vista lo más importante del propio proceso: una comunicación bien alineada entre el producto o servicio (la solución) y el problema que tiene el cliente ideal.

¿De perogrullo?

Te sorprendería la cantidad de veces que, incluso manos expertas, cometen errores de comunicación que impiden que su solución llegue a las personas que verdaderamente lo necesitan.

Tanto es así que hoy vamos a exponer un caso real sucedido en un evento presencial poscovid donde una sola palabra arruinó la facturación del lanzamiento del servicio ofertado al final del propio evento.

La promesa del evento se basaba en: «Cómo crear tu negocio digital».

¿Problema?

Que el contenido de la oferta, en realidad, tenía que ver con: «Cómo ESCALAR tu negocio digital».

¿Qué ocurrió?

Que al evento acudió un público joven, inexperto, buscando la forma de emprender su propio negocio digital… Cuando el público al que realmente se dirigía la oferta final del evento se dirigía a empresarios cuyo negocio y facturación ya estaban estabilizados y asentados.

¿Consecuencia?

Lo pondremos con cifras simbólicas para que se entienda. Al llegar al momento de la venta, el público no estaba alineado con lo que se vendía, por lo que si la facturación estimada era de 10, la facturación final resultó ser de apenas 2. Es decir, muy muy por debajo de lo esperado.

Con esto te queremos transmitir que la comunicación es un pilar determinante a la hora de lanzar cualquier producto o servicio al mercado. Cada palabra es importante, tanto como que si no alinea el problema del cliente final con la solución que ofreces, directamente no conectarás ni facturarás.

Así que presta atención a qué dices en todos tus soportes, sean físicos o digitales, y asegúrate de que alineen lo que ofreces con el cliente final al que quieres llegar y ayudar.

¿De acuerdo? ¡Nos vemos en el siguiente post!

Cómo diferenciarte de tu competencia a través de una comunicación disruptiva