Imagen ilustrativa para la entrada "Cómo crear un proyecto congruente a partir de los arquetipos de marca"Imagen ilustrativa para la entrada "Cómo crear un proyecto congruente a partir de los arquetipos de marca"

Cómo crear un proyecto congruente a partir de los arquetipos de marca

Antes de iniciar el desarrollo de cualquier tipo de proyecto es importante partir de pilares sólidos que permitan que la construcción de una marca sea coherente. Algo que, a su vez, propiciará que el trabajo a nivel de comunicación y marketing que sea integral y avance hacia la dirección deseada: generar clientes cuya experiencia sea satisfactoria, de modo que, incluso, puedan recomendarnos.

Los pilares de los que hablamos son los arquetipos, que nacen de los tipos de personalidad definidos por Carl Gustav Jung. Emergen de los valores, creencias y comportamientos de la marca para dotarla de polaridad, esencial para la venta. Trabajar con ellos nos permite generar una comunicación genuina de tipo más emocional para conectar con nuestro cliente ideal.

¿Cuáles son los 12 arquetipos de marca que existen?

CONTENIDO

El inocente.

Optimistas por naturaleza. Tienen una concepción del mundo alegre, feliz e ingenua. Se preocupan por que los demás se encuentren bien, lo que les hace ser honestos y confiables. Con cierta tendencia infantil, son buenos por naturaleza. Siempre dan con soluciones fáciles. Colores: amarillo, rosa, rojo.

El sabio.

Son indudables fuentes de conocimiento y les importa analizar lo que ocurre en todo momento. Premian el aprendizaje continuo, por lo que muestran su lealtad a la información contrastada y científica. Han experimentado mucho, por lo que se erigen como voz de la experiencia. Colores: negro, gris, azul, rojo.

El explorador.

No paran de descubrir cosas nuevas y su autenticidad es incuestionable. Odian la rutina. Son libres, aventureros e independientes. Les encanta retarse y afrontar nuevos retos y desafíos para crecer y sentir nuevas emociones, lo que les lleva a creer en sí mismos y transmitir cierto toque de descaro. Colores: verde, marrón, rojo, ocres.

El rebelde.

De esencia inconformista, ponen en duda el poder establecido por su afán de cambiar las reglas. Viven saliéndose del molde establecido, siendo justo lo que más les permite crecer. Son creadores de su propia realidad y les da exactamente igual si encajan o no con los demás. Colores: naranja, rojo, negro.

El mago.

Su energía es transformadora porque su fin es hacer los sueños de sus clientes realidad. Proyectan fantasía y espiritualidad. Tienen un fuerte carisma, una portentosa imaginación y una enorme capacidad para inspirar la acción en los demás. Seguros de sí mismos porque se saben creadores de lo extraordinario. Colores: morado, negro, gris.

El héroe.

Son la representación del éxito del esfuerzo. Son ganadores con una capacidad de empuje titánica. Terminan lo que empiezan y conquistan honorables victorias. Capaces de transformar, renovar y mejorar el mundo. Colores: rojo, azul, negro, gris.

El amante.

Destilan un aura seductora y se presentan con un aire muy pasional. Toda su comunicación gira en torno al deseo, la belleza y el erotismo. Incitan a dejarse llevar por el placer en la intimidad. Colores: negro, rojo, fucsia.

El bufón.

Siempre con una actitud serena. Se muestra accesible, con inocencia, risueño y relajado. Aporta ese punto tan necesario de juventud y frescura ligado a los mejores momentos. No se complica la vida y está orgulloso de entretener a los demás. Colores: azul, naranja, amarillo, rojo.

El amigo.

Humildes, cercanos y deseosos por encajar en la sociedad. No les gusta ostentar. Son prácticos. Colores: amarillo, azul, rojo.

El cuidador.

Protectores, tejen redes de seguridad y confianza. Colores: gris, rojo, azul.

El gobernante.

Se muestran como líderes carismáticos, creadores de marcas de élite a nivel socioeconómico. Brillantes en su oratoria, se sienten como pez en el agua al sumergirse entre la multitud. Poderosos, pero responsables. Aplican estrategias que les permiten destacar más, aumentar su prestigio y reputación. Colores: negro, gris, verde oscuro, azul marino, dorado, granate.

El creador.

Su carácter creador les lleva inevitablemente a innovar, a la vanguardia. Sus usuarios tienen recursos para dar rienda suelta a su creatividad, sean productos o servicios personalizados. Siempre abiertos a cualquier tipo de nuevas ideas. Colores: rojo, negro, blanco, gris.

Como puedes observar, cada arquetipo va de la mano de sus colores corporativos y, además, tienen un perfil de personalidad muy marcado que nos permite trabajar sobre una voz de marca natural y coherente.

¡Así que ahora te toca a ti! Ya tienes algunas pistas para ponerte a crear y trabajar con coherencia sobre tu proyecto.

Cómo crear un webinar que convierta 8 cosas que no pueden faltar en una landing page de venta
Copy link
Powered by Social Snap